Los 5 mejores destinos de naturaleza del mundo

irlanda

Cuando uno decide gastarse sus ahorros en hacer un buen viaje durante sus vacaciones debe elegir en función de sus preferencias. Habrá quien decidirá buscar un lugar donde desconectar tumbado en una playa todo el día. Otro querrá visitar museos y monumentos. El de más allá cerrará todos los garitos del lugar y buscará la interacción con personas del sexo opuesto. Y así podría seguir hasta el infinito y más allá, como Buzz Lightyear.

La naturaleza forma un atractivo imponente frente a viajes del tipo mas urbano. Cada vez que encuentren un lugar en donde la naturaleza pueda ser apreciada en su máximo expledor, hay que aprovechar y no dudar para visitar y conectarse con la madre tierra.

1. Nueva Zelanda

Alejada del mundo en todos los sentidos, Nueva Zelanda está compuesta por dos islas que parecen náufragas en las antípodas. El director de cine neozelandés, Peter Jackson, decidió que no habría mejor lugar que su país para representar la Tierra Media de El Señor de los Anillos. Estuvo totalmente acertado.

La naturaleza en Nueva Zelanda es tan abrumadora que hace que te sientas un completo extraño. Hasta tienen unas minúsculas moscas que, según la leyenda maorí (la población indígena de Nueva Zelanda), se encargan de acribillarte con molestas picaduras para que no te entretengas demasiado tiempo en los bosques, montañas y demás beldades que tiene el país.

2. Mozambique

Comenzando el trekking al Namuli

A pesar de que el principal atractivo de Mozambique – para el que escribe – es su gente, también su naturaleza tendrá el poder de retenerte.

La costa mozambiqueña permanece muy virgen y extensas playas se abren a las aguas turquesas del Océano Índico. Los archipiélagos de las Quirimbas y Bazaruto ofrecen islas casi desiertas y unas aguas donde la fauna y flora submarina atrae a buceadores de todo el mundo. Aquí puedes nadar junto a los famosos tiburones ballena, el mamífero más grande del planeta.

En el interior el paisaje es amable y ondulado. Las montañas parecen carecer de picos y están cubiertas por tapices verdes. Están jalonadas por multitud de aldeas que albergan a una población que sigue viviendo principalmente de trabajar la tierra.

Si quieres ver fauna, puedes acercarte al Parque de Ngorongosa, destrozado por la caza furtiva durante la guerra civil pero que hoy en día se recupera a marchas forzadas.

 

3. Argentina

Es complicado elegir un país de Sudamérica ya que cada uno de ellos tiene una gran belleza natural. Sin embargo, Argentina es el que mayor diversidad muestra.

A pesar de su vasta extensión, Argentina no es un país densamente poblado y la naturaleza sigue teniendo ese aura misteriosa de los lugares en los que esto ocurre.

En Península de Valdés encontraremos ballenas, pingüinos, leones marinos y un paisaje parecido al de la estepa. Sin embargo, en el oeste del país, durmiendo sobre los Andes, los lagos y tupidos bosques de Bariloche harán que no nos acordemos de lugares desolados. Los glaciares del sur, con Perito Moreno a la cabeza poseen una belleza tan sólo comparable a las poderosas cataratas de Iguazú, que separan al país de su vecino brasileño.

De nuevo regresamos a la aridez y soledad si elegimos viajar a la Patagonia sureña o la norteña Salta, casi entrando en Bolivia. Un poco más abajo, nos toparemos con los ricos viñedos andinos de la provincia de Mendoza.

Argentina es un mosaico natural en el que querrás perderte durante meses.

 

4. Nepal

Estaba claro que en esta lista no podía faltar el país en el que crecen de la tierra las mayores montañas del planeta. El perfil de Nepal atrae a aquellos que buscan aventura en la naturaleza o, simplemente, sentirse lo más cerca de ella (y del cielo) posible

.

El pueblo nepalí también suma a la experiencia. Gentes nobles, hospitalarias y respetuosas te ayudarán en tu viaje por su país. Puedes elegir entre realizar grandes rutas, como la del campamento base del Everest o el famoso circuito de los Annapurna, o, simplemente, caminar sin una meta por cualquiera de los bosques, lagos, montañas y ríos que campan por Nepal a sus anchas.

5. Irlanda

Y en Europa, Irlanda.

 

La costa atlántica de Irlanda es la más bonita en toda Europa. Dramáticos acantilados como Moher, Slieve League y Horn Head mueren en las bravas aguas del océano. Sus rocas están cubiertas de verde, al igual que el gran número de colinas que salpican el paisaje de la isla. Innumerables calas escondidas jalonan la península deDingle e islas solitarias como Arranmore, Achill o Aran esperan a que tengas la valentía de visitarlas.

Bosques milenarios esconden aún leprechauns (los duendes irlandeses) y druidas en el condado de Donegal, el Parque Nacional de Connemara, los lagos y montañas de Wicklow o el Anillo de Kerry.

Un país para recorrerlo pausadamente en bicicleta con una mochila a la espalda… Y un buen chubasquero.

Comentarios

comentarios